GET THE LOOK NUEVA POBRE, GET THE LOOK AMIGOS EXPATRIADOS

Imagen
Outfit: Sombrero mexicano, de google images. Kimono y manos de señora japonesa de Pinterest. Pisco chileno de un blog de cocina. Vino francés, también google. Carteles, DIY. Billetes, Ryanair.

Porque todos tenemos un amigo expatriado. O más de uno. O todos. Porque dentro de poco tendrán que hacer el programa Españoles en España… Dedico el post de hoy a todos mis amigos que han dicho “aquí te quedas guapita, tú verás lo que haces con tu vida, yo… me las piro”.

En serio, #nuevospobres, vivo en un ¡ay! pensando que cada vez que respiro se muere un chino y un amigo se tiene que ir a buscar fortuna a las Américas, las Asias, las Europas o las Áfricas.

Y es que de un tiempo a esta parte lo único que hago es planear viajes para hacer una visita a mis amigos y de paso, ya que voy, me recorro el país y me gasto mis míseros ahorros. Porque ya no sé si voy o vengo, si lo que hay que beber es Pisco, Mezcal, Cabernet, Limoncello, Sake o Whiskey (a saber lo que beben en Angola, que yo me lo bebo también). Porque lo que me encantaría saber es qué hago yo aquí, o qué hacen ellos allí, por qué en skype tengo cara huevo y por qué coño las postales no llegan a tiempo. Porque con este cambio al horario de verano ya no sé si son 5 horas con Chile ó 7 con México, ó 19 con Tokio, o qué hora es en mi propia ciudad. Porque doy las gracias a mi colega Mark por haber inventado Facebook y poder seguir la pista diaria a todos los que se subieron en una patera de Ryanair. Porque una vive deseando que llegue el famoso 22 de Diciembre, Fiesta Nacional de la Reunión de Amigos Expatriados (FNRAE). Porque les echo de menos, carajo, aunque a veces pienso que desde que no están mi nivel de nocturnidad ha descendido un poquitito y me siento agradecida al planeta Tierra por ser tan grande.

Bienvenidos al Club de la Diáspora Intercontinental. Para entrar en él es requisito indispensable lucir un look nuevos pobres, un look amigos expatriados.

Sed felices y comed perdices, con ají, con salchichas alemanas, con mole, con wasabi, con pesto, con roquefort o con lo que os de la gana.

Una outgirl.

GET THE LOOK. Viaja en Ryanair

Queridos nuevos pobres: abrimos la sección GET THE LOOK NUEVA POBRE. Hoy GET THE LOOK VIAJA EN RYANAIR.

GTL Ryaner

Porque una maleta está llena de porsiacasos y porque los porsiacasos pesan más de 10 kg., seguid mi consejo: los cinco kilos que sobran os los lleváis encima. Inspiraos en el look Heidi, fue una adelantada a su tiempo. Viajar en asientos de plástico es peligroso, protegeos con defensas en rodillas, codos y muñecas. No olvidéis el cepillo de dientes. Recordad que llevar todo lo necesario es fácil si despistáis a la azafata de la puerta.

Una vez en el avión, después de dos horas en la cola para poder coger ventanilla, buscad un sitio para colocar vuestra maleta de #10kgjustitos. Rogad no tener que viajar con ella bajo los pies. Relajaos. Comprad lotería, quizás así no tendréis que volver a viajar en lowcost. Puede que hagáis escala de emergencia para repostar. No os preocupéis, recordad que el piloto es un becario bastante bien preparado. Comprad un café por 12 euros. Intentad dormir. Morid de tortícolis. Y entonces, una vez que toque la corneta, sólo entonces, sabréis que habéis llegado al aeropuerto, ese que está a 150 km. de vuestro destino.

Buen viaje,

Los Nuevos Pobres.

NUEVA POBRE SE DA CUENTA DE QUE ES NUEVA POBRE

Imagen

Sucedió en la Primavera de 2013. Mi santo y yo estábamos invitados a una boda en Tenerife. No teníamos un duro pero… ¿decir que no? eso jamás. Así que hicimos nuestra minimaletade10kgporquenosotrosviajamosenRyanair y allí que nos fuimos. Ya se sabe que los aviones de Ryanair son como las resacas: siempre prometes que será la última, pero vuelves a caer cada vez que tienes la oportunidad.

En realidad mi santo viajó un par de días antes para asistir a la despedida de soltero. El tío no se quiso gastar 10 euros en una crema para el sol decente, así que se gastó 3 en una mierda crema y cuando llegué al aeropuerto de Los Rodeos tenía los tobillos tan quemados e hinchados que más que tobillos deberían haberse llamado “tobos” y el pobre, en medio de la boda tenía que subir cada media hora a la habitación del hotel a meter los pies en la bañera.

Pues bien, la famosa boda se celebró en un hotel deluxe al sur de Tenerife. Está bien Tenerife, me encanta esa isla de Alemania. Los novios tuvieron el gran detalle de invitarnos a dormir en el súper hotel donde celebraron la fiesta. El típico favorazo-putada. Sí, porque mi santo y yo no nos podemos permitir ni una noche en ese hotelazo donde los empleados te ponen una sonrisa hasta para cortarte las uñas de los pies. Así que tuvimos que pasar el resto de las noches en un caca hotel: sin aire acondicionado, con mosquitos asesinos, con buzón de adorno, porque nuestras postales de tías desnudas jamás abandonaron aquel lugar…

Cuando salí de la ducha del súper hotel, donde el baño tenía ducha y bañera, y me puse el albornoz blanco nuclear, las zapatillas de tela con el logo del hotel, la toalla mullida y confortable en la cabeza… allí, señores, me sentí como en casa. Fue entonces cuando me miré en el espejo y previa autofoto que subí acto seguido a Instagram, me di cuenta de que me había convertido en una nueva pobre.

Buenas noches y buena suerte,

La Nueva Pobre.