La vida es muy corta para ir apretujada en el Metro

A ver,

Aquí he venido a hablar de mi libro. Es decir de #nuevospobres. Y no, no existe ningún libro, pero sí seguimos siendo #nuevospobres.

Hace unos meses que me repito a mi misma: sólo veo una solución para mi vida, GANAR LA LOTERÍA. Está claro que trabajando no se hace dinero. Quiero decir, trabajando para otros. Siendo un currito. Un oficinista. Un empleado. Uno más.

Una se despierta –a veces con el despertador, otras veces con los sonidos de Pequeño Dictador (PD)– se ducha rápidamente, desayuna, entretiene entre ducha y desayuno a PD, mete el café en un termo –porque una necesita café–, llega la chica, deposita a PD con la chica (lagrimita), se va corriendo al trabajo: carreras, escaleras, pipipiii de las puertas que se cierran,  gente, zapatos feos de la gente, escaleras, carreras hacia la oficina. Una se sienta en la silla y piensa: joder, y aún me queda todo el día por delante. Luego trabaja que te trabaja. Estrés. Nervios. A veces también risas. Uy las seis y media. Estrés. Nervios. Me tengo que ir. Carreras, escaleras, pipipiii de las puertas que se cierran, gente, zapatos feos de la gente, escaleras, carreras. La chica se tiene que ir. Llegar a casa y: ta-chaaan, cuidar de un bebé; y así todos los días. TO-DOS-LOS-DÍ-AS. Pero tranquilos: una aprende a hacer todo por inercia. Y oigan soy feliz. Mucho. Pero por favor, sacadme de aquí. Yo no quiero ser una más.

giphy

Pues eso. Que la vida es muy corta para ir apretujada en el metro.

Sed felices,

Pobrele

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s